Está viendo Sudamerica

shutterstock_685086586

¿Cómo Funciona un Conservante Alimenticio?

Publicado July 06, 2021
Compartir

En el siglo pasado, las personas empezaron a demandar alimentos industrializados, convenientes y con gran durabilidad. Esta búsqueda llevó la utilización de ingredientes para la extensión de la vida de anaquel, los conservantes.

La categoría de conservadores alimenticios se aplica en los productos con función de prevenir o inhibir el desarrollo microbiológico y de reacciones químicas indeseables en alimentos y bebidas. Con ello, se pueden mantener los productos con calidad por más tiempo en los anaqueles de los supermercados. Usualmente, los conservadores actúan manteniendo las características originales del producto, como: color, sabor, olor, apariencia y seguridad de los alimentos.

Una de las principales categorías de conservantes alimenticios son los ácidos orgánicos, como ácido propiónico, sórbico, benzoico, cítrico, láctico, acético y sus sales, tales como sorbatos, propionatos, benzoatos, citratos, lactatos y acetatos. Estos ingredientes, ya sean sintéticos o naturales, tienen formas de actuación muy similar en los alimentos.

¿Sabes cómo funciona un conservante alimenticio?

Los conservadores actuarán para prevenir o inhibir el crecimiento de bacterias y hongos (mohos y levaduras) en los alimentos. Para entender su funcionamiento, hay que recordar algunos conceptos.

Inicialmente, es necesario recordar las reacciones químicas ácido-base:

Ácido + Base ⇌ Sal + Agua

En este caso, cuando trabajamos con un producto en forma de sal, como el propionato de calcio, tendremos la siguiente reacción:

Ácido Propiónico + Hidróxido de Calcio  ⇌ Propionato de Calcio + Agua

Por lo tanto, cuando las sales conservantes están en presencia de agua, hecho que ocurre en los alimentos y bebidas, se convertirá en soluciones acuosas con sus formas de ácidos orgánicos.

Para continuar en el proceso de acción de un conservante, hay que recordar otro concepto: la reacción de disociación de un ácido.

HA ⇌ H+ + A-

Forma no disociada ⇌ Forma disociada

Estos ácidos orgánicos, cuando están en la forma no disociada, penetran en la célula de los microorganismos presentes y disminuyen el pH de sus células. De esta forma, con su pH ácido, las bacterias y los hongos no consiguen reproducirse, ya que toda su energía se utiliza para expulsar los iones H+ y A- de su célula.

Por lo tanto, los ácidos orgánicos son conservantes con capacidad bacteriostática - no matan a los microorganismos, sólo impiden que se reproduzcan y se beneficien de las condiciones que los alimentos ofrecen a su desarrollo.  

Para ilustrar un poco ese funcionamiento, se muestra el ejemplo del propionato de calcio, el cual es utilizado ampliamente en la industria de panadería para inhibir el crecimiento de mohos. Mira lo que sucede:

 

  • Adición del propionato de cálcio en la masa del pan
  • Equilibrio de la reacción ácido-base: Conversión de propionato de calcio en ácido propiónico
  • Penetración de la forma no disociada del ácido propiónico en la célula del microorganismo

 

Con eso, conseguimos mantener el pan y otros productos de cereales estables microbiológicamente y evitar que se deteoriore rápidamente en el anaquel del mercado y en la casa del consumidor.

Curiosidad: Kemin cuenta con las tecnologías que permiten la venta de los antimicrobianos en su forma líquida. Así, la primera etapa de la conversión de las sales en sus formas de ácidos no es necesaria. De esta forma, la aplicación se vuelve más fácil, rápida y más eficiente. Conozca nuestra línea de conservantes para:

Póngase en contacto con un especialista en Kemin y descubra la mejor solución para su producto.

Siga nuestra página en LinkedIn y manténgase al día de nuestras novedades.