Salsas

Los ingredientes y procesos específicos para la producción de salsas pueden variar; sin embargo, los principales ingredientes utilizados generalmente consisten en aceites vegetales emulsionados que se componen en gran medida de grasas insaturadas. Estos tipos de grasas son especialmente susceptibles a la oxidación; sin embargo, a menudo se añaden conservantes para mejorar la estabilidad del sabor y la vida útil de este tipo de productos. Históricamente, estos conservantes consisten en ingredientes sintéticos tales como el EDTA (ácido etilendiamino tetraacético) y TBHQ (terc-butil-hidroquinona). Con una creciente demanda de ingredientes derivados de fuentes naturales y con la restricción al uso de ingredientes sintéticos en ciertas regiones, los ingredientes de Kemin se han vuelto muy interesantes para los clientes que buscan productos eficaces y naturales.