Estrés calórico

 

El estrés calórico puede afectar de muchas maneras el desempeño de las vacas lecheras en lactancia: disminución en el consumo de alimento, alteración del metabolismo, menor producción de leche, disminución en el desempeño reproductivo y mayor incidencia de enfermedades.1,2,3 En Estados Unidos, se pierden anualmente alrededor de mil millones de dólares como consecuencia del rendimiento deficiente durante los períodos de estrés calórico.4 La incapacidad de las vacas para disipar el calor en forma eficaz afecta su capacidad de funcionamiento normal en todos los niveles, incluso el molecular.5

 

KemTRACE Chromium Heat Stress

Efectos del cromo durante el estrés calórico

Las evidencias sugieren que la acción de la insulina es un componente clave de la respuesta al estrés calórico.8 El cromo mejora la función de la insulina y produce una disminución de glucosa en el torrente sanguíneo.9 El aumento de la disponibilidad y el aprovechamiento de la glucosa puede tener beneficios importantes. La suplementación con cromo reduce al mínimo los efectos negativos de la respuesta al estrés, porque disminuye de modo uniforme el cortisol sérico durante los períodos de estrés para los bovinos.11,12,13

Se ha demostrado que la suplementación con cromo:

  • Aumenta la sensibilidad a la insulina y la utilización de glucosa9
  • Mejora el consumo de materia seca (CMS) en las vacas con estrés calórico10
  • Mejora la CMS durante el estrés calórico para ayudar a mantener la producción de leche10

 

Efectos del estrés calórico

El estrés calórico es uno de los problemas más costosos para los productores de leche, y este ha sido asociado invariablemente a:

  • Reducción en el consumo de materia seca CMS6,7
  • Alteraciones en el metabolismo6,7
  • Disminución de la producción de leche6,7
  • Disminución en el desempeño reproductivo6,7
  • Mayor incidencia de enfermedades6,7

 

Efectos sobre la producción de leche

Estudios de investigación diseñados para evaluar los efectos del cromo sobre la producción de leche en condiciones de estrés por calor han demostrado que las vacas suplementadas con cromo ingieren más materia seca y tienen mayor producción de leche que las vacas del grupo control.10

Efecto de la suplementación del cromo en la producción de leche durante estrés calórico

Effect of chromium supplementation in lactating dairy cow diets on response in daily milk yield and dry matter intake

Respuesta en la producción diaria de leche, en Kg/cabeza/día, y el consumo de materia seca, en Kg/cabeza/día, en comparación con el grupo control durante el estudio. 
*Denota una diferencia significativa con respecto al control.

Figura 1. Efectos de la suplementación con cromo en vacas lactantes, sobre la respuesta en producción diaria de leche y en el consumo de materia seca, en Kg /cabeza/día, en condiciones de estrés calórico.

El cromo suplementario ayuda a mejorar la producción durante los períodos de estrés por calor

El suministro de cromo suplementario al ganado lechero en las dietas de preparto y posparto, ha aumentado invariablemente la producción de leche durante la lactancia. La influencia del cromo en la producción de leche se ha atribuido a sus efectos sobre el metabolismo energético, lo que se refleja en una disminución de la movilización de ácidos grasos no esterificados (AGNE) a partir del tejido adiposo, y en un aumento de la sensibilidad a la insulina. El aumento en la disponibilidad y el aprovechamiento de la glucosa puede significar beneficios significativos para la producción de leche durante los períodos prolongados de estrés calórico en diferentes etapas de la lactancia. Estudios de investigación diseñados para evaluar los efectos del cromo sobre la producción de leche en condiciones de estrés calórico han demostrado que las vacas suplementadas con cromo producen más leche que las vacas del grupo control.14

 

Referencias

1Fuquay et al., 1981. J. Anim. Sci. 52:164-174.
2Kadzere et al., 2002. Livest. Prod. Sci., 77(1):59-91.
3West et al., 2003. J. Dairy Sci. 86(6):2131-2144.
4St-Pierre, N. R. 2003. J. Dairy Sci. 86:E52-E77.
5Collier et al., 1982. J. Dairy Sci. 65:2213-2227.
6Collier, R. J., D. K. Beede, W. W. Thatcher, L. A. Israel, and C. J. Wilcox. 1982. J. Dairy Sci. 65(11):2213-2227.
7Bernabucci, U., N. Lacetera, L. H. Baumgard, R. P. Rhoads, B. Ronchi, and A. Nardone. 2010. Animal. 4(7):1167-1183.
8Wheelock, J. B., R. P. Rhoads, M. J. Vanbaale, S. R. Sanders, and L. H. Baumgard. 2010. J. Dairy Sci. 93:644-655.
9Mertz, W. 1992. Biol. Trace Elem. Res. 32:3-8.
10Kemin Internal Document, 15-00066.
11Chang, X., and D. N. Mowat. 1992. J. Anim. Sci. 70:559.
12Moonsie-Shageer, S., and D. N. Mowat. 1993. J. Anim. Sci. 71:232.
13Burton, J. L., B. J. Nonnecke, T. H. Elsasser, B. A. Mallard, W. Z. Yang, and D. N. Mowat. 1995b. Vet. Immunol. Immunopathol. 49:29.
14Kemin Internal Document, 14-00015.

¿Tiene alguna pregunta?

Si tiene alguna pregunta acerca de nuestros productos o servicios, o simplemente desea obtener más información, llene la forma siguiente y alguien de nuestro equipo se pondrá en contacto con usted.