Aleta: fuente de 1,3-beta glucanos

Aleta es sumamente biodisponible y ofrece una concentración de 1,3-beta glucanos de más de 50 %. Aleta proporciona una respuesta uniforme en situaciones de enfermedad y estrés, sobre todo en aquellas que se resuelven normalmente con antibióticos.

Características y beneficios

  • Sumamente concentrado y biodisponible
  • Los beta glucanos pueden potenciar la protección inmunitaria del ganado
  • Ayuda a los animales a mantener su rendimiento a pesar de los desafíos

Beta glucanos

Los beta glucanos son una clase de moléculas bien investigadas, que se encuentran en la naturaleza. Por lo regular, los beta glucanos son componentes estructurales importantes de la pared celular de la levadura y de algunas bacterias. Aunque su función principal es alertar al sistema inmunitario del animal sobre la presencia de hongos patógenos mediante receptores presentes en la superficie de las células, los beta glucanos se han usado más ampliamente, tanto en seres humanos como en el ganado, como una manera de mejorar la inmunidad protectora del huésped (inmunidad de mucosas y sistémica). En el ganado y las aves, la mejora de la protección del huésped puede ser benéfica cuando los animales están expuestos a condiciones de estrés y enfermedad. Mejorar la inmunidad protectora durante el tiempo en que los animales jóvenes están desarrollando su sistema inmunitario puede ser benéfico para los productores, especialmente cuando los animales son muy susceptibles a enfermedades en las primeras etapas de su vida. Reducir al mínimo las consecuencias de los desafíos de las enfermedades desde el principio de la vida del animal puede mejorar su capacidad para aumentar de peso más rápido y convertir el alimento de modo más eficiente, así como reducir las probabilidades de contagio de enfermedades.

Mecanismo de acción de Aleta

El mecanismo de acción de Aleta a nivel molecular consiste en activar las células inmunitarias y aumentar su capacidad de combatir las enfermedades. Después de la ingestión, los 1,3-beta glucanos llegan al intestino delgado, donde son absorbidos a través de las placas de Peyer, que forman parte del tejido linfoide asociado al intestino (gut-associated lymphoid tissue, GALT). Los macrófagos y otras células inmunitarias (p. ej., células dendríticas y linfocitos T) reconocen los 1,3-beta glucanos por medio de una variedad de receptores presentes en la superficie celular, como la dectina-1, el receptor de suplemento 3 (complement receptor 3, CR3) y los receptores de tipo toll (toll-like receptors, TLR). Los macrófagos gastrointestinales fagocitan (engullen) los 1,3-beta glucanos y los transportan por el cuerpo hasta centros linfoides secundarios (p. ej., ganglios linfáticos, bazo, médula ósea, etc.), al mismo tiempo que liberan fragmentos de 1,3-beta glucanos, lo que también desencadena la liberación de moléculas transductoras de señales, como las citocinas. Estas moléculas transductoras de señales pueden activar otras células inmunitarias y promover su reclutamiento para enviarlas al sitio infectado. Los macrófagos y las células inmunitarias activadas atacan y destruyen con eficacia las células extrañas y los microorganismos patógenos.

Especificaciones del producto

Aleta especificaciones del producto

Descargar

¿Tiene alguna pregunta?

Si tiene alguna pregunta acerca de nuestros productos o servicios, o simplemente desea obtener más información, llene la forma siguiente y alguien de nuestro equipo se pondrá en contacto con usted.